En disfunción eréctil tratamiento

Uno de los problemas sexuales más comunes en la población masculina es la disfunción eréctil, también conocida como impotencia sexual. Al tratarse de una alteración que puede afectar notablemente la calidad de vida de los hombres, es necesario que cuando se identifiquen sus síntomas se recurra a un especialista para comenzar con la disfunción eréctil tratamiento, y reducir los riesgos de sus posibles complicaciones.

Con la finalidad de que nuestros visitantes cuenten con información de utilidad que les permita detectar en qué momento los problemas de disfunción requieren de atención médica, dedicaremos esta publicación en nuestro blog a hablar de sus síntomas y posibles causas, así como factores de riesgo que incrementan las probabilidades de padecerlos.

Lo primero que cualquier hombre debe tener presente es que en algún momento de su vida puede presentar problemas para lograr una erección o mantenerla y esto puede ser completamente normal, siendo esto lo que se conoce como disfunción eréctil o impotencia sexual. Con esto queremos decir que o todos los casos en que se produce la dificultad debe ser motivo de preocupación, pero si es algo que ocurre con regular frecuencia y además de interferir en el mantener una relación sexual satisfactoria ocasiona problemas de estrés y confianza.

Lo ideal es consultar a un especialista en urología que se encargue de realizar los exámenes y pruebas pertinentes para identificar la raíz del problema, y comenzar con disfunción eréctil que resulte más adecuado. La importancia de consultar a un médico radica en que la disfunción eréctil puede ser consecuencia de alguna enfermedad no diagnosticada que requiera de un tratamiento, y en que puede afectar en general la calidad de vida de quien la presenta.

Los síntomas de la disfunción eréctil podrían parecer muy obvios pero consideramos es importante mencionarlos, para que tengan mayor claridad en cuándo se tiene que consultar a un especialista. Estos síntomas son los problemas recurrentes para tener una erección, o mantenerla con suficiente fuerza para lograr una relación sexual y la disminución del apetito sexual.

Si ustedes están preocupados por la calidad de sus erecciones o además presentan otros problemas que afectan su vida sexual, como podría ser el caso de eyaculación precoz o eyaculación tardía, les recomendamos consultar a un médico. Lo mismo ocurre si padece enfermedades como diabetes, una enfermedad cardíaca o algún otro tipo de enfermedad o trastorno que pueda encontrarse relacionado con los problemas de disfunción.

Las causas de las disfunción eréctil son muy diversas debido a la cantidad de factores que intervienen en la producción de excitación sexual que lleva a la erección. El procesos es complejo e involucra tanto a cerebro, hormonas, nervios, músculos, vasos sanguíneos, como a las emociones, por lo que el problema puede ser la manifestación de un problema con alguno de estos factores, en los que la salud mental y agentes como el estrés y la depresión pueden ser desencadenantes. Es por esta razón que el médico realiza diferentes exámenes y pruebas que le permitan determinar qué está originando el problema y a partir de ello indicar el disfunción eréctil tratamiento que pueda ser más efectivo.

Los agentes físicos que pueden desencadenar problemas para lograr mantener una erección incluyen enfermedades cardíacas, colesterol alto, arteriosclerosis, hipertensión, obesidad, diabetes, síndrome metabólico, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, enfermedad de la Peyronie, el abuso de alcohol y otro tipo de sustancias, tabaquismo, el uso de ciertos medicamentos, trastornos de sueño, cirugías o lesiones que afecten la columna vertebral o la pelvis, el agrandamiento de la próstata o los tratamientos contra el cáncer.

Los agentes psicológicos que pueden influir en la erección incluyen problemas de depresión y ansiedad, así como otro tipo de trastornos mentales, el estrés, y los problemas que se llegan a presentar en la pareja que desencadenan estrés, ya sea una mala comunicación u otras cuestiones surgidas por las dificultades para mantener una relación sexual.

El principal factor de riesgo de la disfunción eréctil es la edad, pues a medida en que el cuerpo envejece incrementan las probabilidades de que tome más tiempo lograr una erección y que no sea del todo firme. Esto es completamente normal y existen algunas medidas que se pueden adoptar para mejorar la calidad de la erección.

Además de la edad las enfermedades cardíacas y la diabetes incrementan el riesgo de los problemas de disfunción eréctil, al igual que el tabaquismo, ya que ocasiona una limitación del flujo sanguíneo que puede derivar en enfermedades crónicas que dificultan el bombeo de sangre al pene. El sobrepeso es otro factor de riesgo y algunos tratamientos médicos, como la radioterapia o la cirugía de próstata. Las lesiones en nervios y arterias también desencadenan problemas de disfunción y el uso de medicamentos como antihistamínicos, antidepresivos, analgésicos, medicamentos para la presión alta y para enfermedades de la próstata.

Como ya mencionamos, los trastornos psicológicos también pueden ser desencadenantes al igual que el abuso de alcohol y drogas, en especial cuando es algo que se hace desde hace mucho tiempo o sis se tiene un problema de adicción.

Si identifican los síntomas que hemos mencionado o los factores de riesgo, les sugerimos consultar a un médico especialista en urología para que pueda hacer el diagnóstico del problema. Un diagnóstico oportuno permite darle un tratamiento al padecimiento y con ello reducir las probabilidades de que se presenten complicaciones. Algunos ejemplos de las complicaciones de la disfunción eréctil son una vida sexual no satisfactoria, desarrollo de problemas de ansiedad o estrés, una baja autoestima o sentimientos de vergüenza, problemas de pareja y dificultades para concebir un bebé.

En este punto conviene mencionar que los especialistas tanto pueden indicar un tratamiento médico según las causas identificadas como recomendar medidas de prevención. Llevar una vida saludable y tratando otros padecimientos asociados con la disfunción, como la diabetes, la enfermedad cardíaca, la obesidad y la hipertensión, limitando el consumo de tabaco y atendiendo aquellos problemas de salud mental con un especialista pueden ser suficientes para evitar que con frecuencia se den dificultades para lograr y mantener una erección.

Esperamos que esta información les sea de utilidad. Si ustedes buscan los servicios de un especialista en urología para la disfunción eréctil tratamiento los invitamos a ponerse en contacto con nosotros para agendar una cita con el Dr. Felipe Veléz Cárdenas quien cuenta con amplia experiencia en la atención de este y otro tipo de padecimientos que afectan la salud de la población masculina, con gusto los atenderemos.

Publicaciones recientes

Deja un comentario

Contacto

Escribe un mensaje y nos comunicaremos con usted lo antes posible.

Teclea lo que deseas buscar y presiona Enter