En enfermedades prostáticas, Urólogo Gdl, Urólogos en Guadalajara

Descubran en esta entrada sobre una de las enfermedades prostáticas que atiende el Dr. Felipe Vélez, la prostatitis que consiste en la inflamación de la glándula prostática, y que puede deberse a una infección, así como a otras causas. Se trata también del problema de la próstata más común en hombres menores de 50 años. Existen 4 tipos, los cuales son atendidos por los urólogos en Guadalajara como el Dr. Felipe Vélez:

  1. Prostatitis aguda: es causada por una infección bacteriana y generalmente comienza repentinamente y puede incluir síntomas parecidos a la gripe. Es el menos común de los cuatro tipos de prostatitis.
  2. Prostatitis bacteriana crónica: se da por infecciones bacterianas recurrentes en la glándula prostática. Los síntomas pueden ser menores o el paciente puede incluso estar libre de ellos, sin embargo, puede ser difícil de tratar con éxito.
  3. Síndrome de prostatitis crónica/dolor pélvico crónico: la mayoría de los casos de prostatitis entran en esta categoría; sin embargo, es el menos entendido. Este se puede describir como inflamatorio o no inflamatorio, dependiendo de la presencia o ausencia de células que combaten la infección en la orina, el semen y el líquido prostático. A menudo no se puede identificar una causa específica. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer o permanecer crónicamente.
  4. Prostatitis inflamatoria asintomática: esta afección a menudo se diagnostica incidentalmente durante el tratamiento para la infertilidad o el cáncer de próstata. Las personas con esta forma de prostatitis no se quejan de síntomas o incomodidad, pero tendrán la presencia de células que combaten la infección presentes en el semen/líquido prostático.

Ahora bien, ¿Cuáles son los signos y síntomas de la prostatitis? Estos pueden variar según la causa subyacente. Los síntomas pueden aparecer lenta o rápidamente, asimismo, pueden mejorar con prontitud (dependiendo de la causa y el tratamiento disponible) o pueden durar varios meses y aparecer recurrentemente (prostatitis crónica).

Dichos signos son los siguientes: dolor al orina; sangre en la orina; dolor inguinal, rectal, abdominal y/o lumbar; fiebre y escalofríos; secreción uretral; eyaculación dolorosa o disfunción sexual. Respondamos ahora, ¿Qué causa la prostatitis?  Puede ser causada por bacterias que se filtran en la glándula prostática desde el tracto urinario y desde la extensión directa o la diseminación linfática desde el recto. También puede ser el resultado de diversos organismos de transmisión sexual como Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia trachomatis o VIH.

Otros organismos responsables de la infección son los mismos que se encuentran con frecuencia en las infecciones del tracto urinario, como Escherichia coli. Cabe agregar que en muchos casos (especialmente en la forma crónica), no se puede encontrar una causa específica.

La prostatitis es una de las enfermedades prostáticas que aparecen en todas las edades, pero es más común en hombres jóvenes y de mediana edad. Otros factores de riesgo para el desarrollo de prostatitis incluyen los siguientes: una historia previa de prostatitis, tener una infección reciente del tracto urinario, uso reciente de un catéter urinario, glándula prostática agrandada, tener coito rectal, tener una anomalía estructural o funcional del tracto urinario, deshidratación, traumatismo o lesión pélvica local por montar en bicicleta o en caballo.

Generalmente la prostatitis se diagnostica mediante el análisis de una muestra de orina y un examen de la glándula prostática por parte de un urólogo gdl. Dicho examen consiste en un palpar la glándula prostática y detectar anormalidades en esta; ocasionalmente, el médico también puede recolectar y analizar una muestra del fluido prostático.

A veces, se realiza un masaje de próstata para comparar muestras del líquido prostático, tanto antes como después de que se haya realizado esta intervención. Las pruebas adicionales que se pueden obtener incluyen un hemograma completo, un panel de electrolitos, hemocultivos, un hisopo de secreción uretral si está presente y, a veces, un nivel de antígeno prostático específico, además de pruebas urodinámicas (para verificar qué tan bien se vacía la vejiga y determinar si la prostatitis está afectando su capacidad para orinar), imágenes de ultrasonido, tomografía computarizada, cistoscopia y una biopsia de próstata.

El tratamiento para la prostatitis depende de la causa subyacente y del tipo presente, se prescriben antibióticos si la causa es una infección bacteriana; todas las formas de prostatitis requieren control del dolor si es necesario, alivio de las complicaciones y los efectos secundarios, asimismo, los médicos deben vigilar de cerca a los pacientes. En ciertos casos, algunos pueden necesitar ser hospitalizados para recibir tratamiento. Entre los medicamentos se recurre al uso de:

  • Antibióticos: el médico decidirá el antibiótico específico y la duración del tratamiento.
  • Medicamentos antiinflamatorios: estos pueden ayudar a controlar el dolor.
  • Alfabloqueantes: Al relajar las fibras musculares alrededor de la vejiga y la glándula prostática, los alfabloqueantes pueden disminuir los síntomas urinarios y ayudar a vaciar la vejiga.

¿Qué remedios naturales o caseros alivian el dolor, los síntomas y tratan la prostatitis? Además del tratamiento médico, los remedios caseros naturales para la prostatitis incluyen: baños de asiento caliente; evitar el alcohol, la cafeína y las comidas picantes; masaje de próstata para disminuir los síntomas en algunos pacientes con prostatitis no bacteriana crónica; cambios en el estilo de vida (si pedalean o montan a caballo, se recomienda suspender esta actividad hasta que mejoren).

Aunque hay muchas preparaciones a base de hierbas disponibles, no hay evidencia actual de que los remedios herbales sean definitivamente útiles con la prostatitis.  Respondamos ahora, ¿Cuáles son las complicaciones de la prostatitis? Existen varias complicaciones potenciales de la prostatitis, por ejemplo: la prostatitis aguda puede convertirse en crónica, obstrucción de la salida de la vejiga o retención urinaria, infertilidad, absceso de la glándula prostática, propagación de la infección al torrente sanguíneo, y en raras ocasiones la muerte. Cabe mencionar que no hay evidencia de que la prostatitis lleve al cáncer de próstata.

Aún hay mucho que decir sobre esta condición, sin embargo, será tema de una publicación futuro. Por el momento, esto es lo que necesitan saber sobre esta condición que requiere de atención urológica. Esperamos les haya gustado esta publicación, no olviden contactar al Dr. Felipe Vélez si necesitan el respaldo de expertos en el tratamiento de enfermedades prostáticas. ¡Gracias por su visita!

Publicaciones recientes

Deja un comentario

Contacto

Escribe un mensaje y nos comunicaremos con usted lo antes posible.

Teclea lo que deseas buscar y presiona Enter